Kegan Ashura

Por Raymundo Miguel

Una serie animada para aquellos amantes de los combates y las artes marciales.

Esta frenética serie nos presenta una premisa muy particular donde la fuerza y habilidad lo es todo y lo lejos que te puede llevar tu ambición por ser el hombre más fuerte.

Ohma Tokita nuestro querido protagonista se nos presenta a los escasos minutos de la serie original de Netflix mostrándonos a un hombre con fuerza, habilidad y un instinto de combate muy afinados mezclados con una arrogancia y seguridad que su fuerza respalda.

¿Pero Kengan Ashura trata realmente de un matón moliendo golpes a cualquiera que se le atraviese?

No, el mundo de Ohma se ubica una época similar a la actual pero debajo de lo que parece una sociedad normal se encuentra un sub-mundo corporativo donde los líderes de las empresas resuelven sus diferencias a través de peleas clandestinas apostando inmuebles como edificios, licitaciones o incluso acciones.

¿Te gustaría poder pagar tu hipoteca enfrentándote a tu banco al estilo Mortal Kombat? Apuesto que al menos lo pensaste.

Ohma no tiene una fortuna heredada de sus padres, no es dueño de alguna compañía trasnacional y no le interesa nada de eso, su única meta es demostrar que es el hombre más fuerte dejándolo más en claro con lo que para mí unos de sus mejores diálogos:

“¿Mi propósito? ¿Necesito una razón para luchar? Quiero mostrar quien es el más fuerte. Eso es todo. Cualquier otra razón se agrega después” -Ohma Tokita

Sin duda las palabras de un macho alfa.

Otra cosa que me gustaría agregar además de las peleas explosivas es que el final de la pelea de todos los combatientes nunca es algo que puedas esperar y eso es lo que me mantenía al filo del sofá y me llevaba a presionar siguiente capítulo sin importar que fuesen las 3 de la mañana, porque si señores Ohma es el protagonista, pero no es el único con lo que nos deleita: existen fabulosas técnicas y hazañas.  

Aquí conocerán diversos personajes que manejan diferentes estilos de artes marciales y aquí entra un factor que hace especial Kegan Ashura.

El detallismo en mostrarte las artes marciales su origen y en que se basan es lo que me motivaba incluso a aprender una de esas tantas artes.

Cada episodio nos entrega la dosis de adrenalina junto un trasfondo de los personajes que no recae en lo aburrido ni roba la esencia de la pelea.

Kegan Ashura es un torneo clandestino donde todas las grandes empresas (que muchas de ellas son parodias de las verdaderas) se enfrentan para cumplir diferentes tipos de ambiciones, estas empresas se disputan por el poderío comercial del mundo y utilizan a sus “Gladiadores” en la arena literal todo un show al puro estilo de los magnos eventos del Coliseo Romano.

¿Pero que ganan los “gladiadores”? algunos simplemente son motivados por el dinero, honor, gloria o libertad incluso algunos por el simple hecho de poder tener una gran pelea o conocer al rival de sus vidas.

Pero ¿Y Ohma? A través de sus palabras encontramos que lo que él desea es demostrar que es el más fuerte y todo lo demás queda en segundo lugar.

El deseo de una pelea en particular.

Ohma no tiene reparos sobre quién será su oponente pues el camino que él ha escogido de ser el mejor hace que acepte a cualquier rival con los brazos abiertos y no para hasta ser el último de pie.

Pero hay alguien con quien Ohma desea pelear y vencer más que ninguna otra persona.

Ohma no nació como algún súper hombre o es una especie de experimento escapado de laboratorio, la fuerza y habilidad de Ohma solo pudieron ser pulidos a ese grado gracias a un maestro, siendo niño es rescatado por su maestro Niko Tokita quien le enseñaría su estilo secreto que llevaría a Ohma a ser el gran peleador que es, convirtiéndose no solo en su maestro si no también en su padre adoptivo al darle su apellido.

Pero esta no es una serie que nos muestra a un hijo pelear contra su padre/maestro porque Ohma solo desea ser el mejor en el torneo de Kegan Ashura pero acabando con el asesino de su padre en el camino a la cima.